Taller 18 de Marzo

Taller 18 de marzo

Creación de personajes:

-Daniel Ulises: Bueno, soñador, gordo, fumador. Juega al tenis. Es un tipo de mucha
personalidad., deportista, le gustan las caminatas, el hockey sobre roller. Tiene 50 años
y hacía fierros.

-Miriam: Bondadosa, muy solidaria. Maestra jardinera, tiene dos hijos (Mariano y
Juancito). Tiene 40 años, es divorciada, inteligente y altruista.

Amor de Noche

Autores: Virginia, Nicolás, Federico y Patricio

Había una vez una mujer que cree que se va a quedar sola. Aparece Daniel Ulises en

sus rollers con una pipa en la boca, pidiéndole un poco de tabaco a un linyera al que

ella estaba ayudando. Ella sin mayor molestia le ofreció llevarlo a un kiosco. Ulises, con

curiosidad, le pide el número telefónico, a lo que ella dudando un poco se lo termina

dando y le dice “mañana a la noche estoy libre”. Él dice: “Bueno mañana a la noche

nos vemos en “El límite””.

Ulises por la mañana se da cuenta que se le rompió el calefón y no se podía bañar.

Desesperado calienta agua en 2 ollas grandes, las mezcla con la fría y se baña (para

no enfermarse). Entre nervios y nervios llega el momento de la cita. Cuando se

encuentra se miran mutuamente y sonríen. Ella todavía siente mariposas en la panza.

Él se da cuenta que se olvidó la billetera. Tantea los bolsillos y dice “¡Bue! ¡Miriam

hoy por mi, mañana por vos!” y le dice “vamos a tomar aire fresco en la soledad de

la noche”. Entre mirada y mirada él le roba un beso, ella al principio se tira para atrás

pero después decide corresponderlo. Él le había escrito una carta de amor que dice

así: (Carta que escribió Nicolás) Ambos se contaron las historias de vida y prometieron

volver a verse pronto.

Sin Título (por ahora)

Cuento de: Cristina, María y Gloria.

Había una vez en Buenos Aires dos personas que se juraron amor eterno, que por
ciertas diferencias debieron separarse con mucho dolor. Pero el destino los volvió a
encontrar más maduros.

Después de mucho tiempo sin verse se reencontraron por casualidad en una fiesta
de unos amigos muy cercanos, se pusieron a conversar y se prometieron un café para
conversar acerca de la relación que extrañaban mucho.

Cumpliendo su promesa y con un café de por medio ambos se contaron sus
historias luego de la separación. Miriam estaba sorprendida por lo cambiado que
estaba Daniel Ulises; lo veía más gordo, más fumador y más distante. Miriam
estaba igual que siempre de aspecto pero se había vuelto más dulce, comprensiva,
bondadosa, más simpática luego del divorcio. Luego de esta charla volvió a surgir el
amor y después de unos meses juntos empezaron a convivir.

Pero la convivencia no fue fácil, el olor a cigarrillo, la gordura y su fanatismo por
el deporte que hacía que no trabaje, hicieron que la relación se desgaste. Aparte los
hijos de Miriam no soportaban su mal humor porque había cambiado mucho. Miriam
lo echo de la casa pero él quería volver y empezó a hacer terapia para cambiar. Luego
de un tiempo adelgaza, dejar fumar y encuentra un trabajo de telefonista. Decide
ir a buscar a Miriam para mostrarle que ha cambiado y dice, para volver a ganar su
corazón con unos bombones y flores, “que la ama y que la adora y quiere volver con
ella”. Miriam acepta y son felices por siempre.